Tipos de avales bancarios

tipos de avales

El aval es una garantía financiera que se utiliza comúnmente en los negocios y las finanzas. Se trata de una obligación que asume una persona o entidad y en virtud de la cual, si la persona o entidad avalada no cumple con el compromiso asumido, el avalista se encargará de hacerlo.

Es decir, si el deudor no paga a su acreedor, el avalista queda obligado a hacer el pago de la obligación que ha avalado. Es, por tanto, una figura jurídica que sirve para ofrecer mayor seguridad al prestamista o acreedor de la obligación.

El avalista puede ser una persona física o jurídica, hasta un banco, y de ahí la figura del aval bancario.

¿Qué es un aval bancario?

Un aval bancario es un instrumento financiero emitido por un banco o entidad financiera, que garantiza el cumplimiento de una obligación, a cargo de una empresa o de una persona, si el obligado principal no abona o cumple lo debido.

El aval bancario se utiliza con frecuencia en operaciones comerciales internacionales, especialmente en aquellas en las que las partes implicadas no se conocen personalmente o en las que el riesgo de impago es alto. También se utiliza en el ámbito nacional, en operaciones de compraventa de bienes y servicios, en contratos de arrendamiento, en contratos de construcción, o en garantías para concursos públicos, entre otros.

El aval bancario se diferencia de otras garantías financieras, como las cartas de crédito o los avales personales, en que es emitido por un banco o entidad financiera, y no por el avalado. Esto significa que el aval bancario es considerado una garantía más segura para el acreedor, ya que cuenta con el respaldo de una entidad financiera solvente. De ahí su importancia en el tráfico comercial.

Para obtener un aval bancario, la empresa o persona interesada debe solicitarlo a su banco o entidad financiera. Esta estudiará su solvencia y decidirá si lo concede o no. En caso de que sea concedido, es importante tener en cuenta que el aval bancario tiene un coste para el avalado, que varía en función de la cantidad avalada y del plazo de duración la garantía. Este coste se conoce como comisión de aval, y se suele establecer como un porcentaje sobre el importe avalado.

Una vez emitido el aval bancario, el banco o entidad financiera se compromete a hacer frente a la obligación garantizada en caso de que el avalado no lo haga. Si es el avalista el que acaba pagando por haber incumplido el avalado con su obligación, el banco exigirá a su cliente el reembolso del importe pagado más los intereses correspondientes.

En realidad, no existe un solo tipo de aval bancario, sino varios, como vamos a ver a continuación.

Avales bancarios según la naturaleza de la obligación garantizada

Aval bancario de pago

Este tipo de aval se utiliza para garantizar el pago de una obligación económica, como por ejemplo el pago de una factura o de la renta en un contrato de arrendamiento.

Un aval bancario de pago es un documento emitido por un banco en el que este se compromete a pagar una cantidad determinada de dinero en caso de que el titular del aval no cumpla con sus obligaciones de pago. Es muy utilizado en transacciones comerciales, ya que garantiza al beneficiario del aval que recibirá el pago acordado pase lo que pase, aunque el deudor no cumpla con sus compromisos.

Funciona como una especie de seguro para el beneficiario, ya que le permite protegerse contra el riesgo de impago por parte del deudor. El banco, por su parte, se convierte en garante de la transacción y se compromete a realizar el pago en caso de que el deudor no lo haga.

Para obtener un aval bancario de pago, el solicitante debe presentar una serie de documentos y cumplir con los requisitos establecidos por el banco. Estos requisitos pueden variar según la entidad financiera, pero generalmente incluyen la presentación de garantías financieras, como avales o garantías personales, así como la comprobación de la solvencia del solicitante.

Como todas las garantías de este tipo concedidas por un banco, el aval de pago tiene un coste asociado que puede ser fijo o variable en función de qué tipo de intereses se apliquen. Además, si el aval se hace efectivo y es el banco el que paga la deuda de su avalado, exigirá a este la devolución de lo pagado más los correspondientes intereses.

Aval bancario técnico

Un aval bancario técnico es un documento emitido por una entidad financiera que garantiza el cumplimiento de un contrato o compromiso técnico. Este tipo de aval se utiliza comúnmente en proyectos de construcción o ingeniería, donde se requiere la participación de una empresa o profesional para llevar a cabo el trabajo de acuerdo con ciertas especificaciones técnicas.

En esta modalidad, el avalista se asume la responsabilidad en caso de que la obra o el proyecto no se lleven a cabo correctamente.

Para obtener un aval bancario técnico, se debe presentar una serie de documentos y cumplir con ciertos requisitos establecidos por la entidad financiera, que pueden variar según el tipo de proyecto y la naturaleza del compromiso técnico que se va a respaldar. Generalmente, se requiere que la empresa o profesional que solicita el aval tenga un historial crediticio y financiero sólido, así como experiencia y capacidad técnica para llevar a cabo el proyecto.

El aval bancario técnico sirve como garantía para el beneficiario del contrato o compromiso técnico. En caso de que la empresa o profesional incumpla con las obligaciones establecidas en el contrato, el beneficiario puede hacer uso del aval para obtener una compensación por los daños y perjuicios sufridos.

Además de ofrecer una garantía financiera, el aval bancario técnico puede ser un factor determinante para ganar la confianza del cliente o contratante. La existencia de un aval de este tipo demuestra que la empresa o profesional cuenta con el respaldo de una entidad financiera, lo que puede reportarle ventaja competitiva en el mercado.

Por otro lado, el aval bancario técnico también puede ser beneficioso para la empresa o profesional que lo solicita. Al contar con el respaldo financiero de una entidad bancaria, se puede acceder a financiación y créditos con condiciones más favorables. Asimismo, el aval bancario técnico puede ser una herramienta útil para gestionar el riesgo crediticio y proteger la solvencia de la empresa.

Aval bancario aduanero

Un aval bancario aduanero es un documento emitido por una entidad financiera que garantiza el pago de los impuestos y aranceles aduaneros en nombre de un importador o exportador. Es una garantía para la autoridad aduanera de que los pagos serán realizados en su totalidad y a tiempo.

Se utiliza comúnmente en operaciones de comercio internacional y es requerido por las autoridades aduaneras de muchos países como una forma de asegurarse de que los impuestos y aranceles serán pagados. Es especialmente útil cuando el importador o exportador no tiene capacidad financiera suficiente para pagar los impuestos y aranceles requeridos en el momento del despacho aduanero.

El aval bancario aduanero puede ser emitido en nombre del importador o del exportador y es un compromiso financiero del banco emisor. En caso de que el importador o exportador no cumpla con sus obligaciones de pago, la autoridad aduanera puede solicitar el pago al banco emisor. Es importante destacar que el aval bancario aduanero no libera al importador o exportador de su responsabilidad de pagar los impuestos y aranceles aduaneros.

El costo del aval bancario aduanero depende del monto que se garantiza y de la duración del plazo de la garantía. Por lo general, se requiere una comisión del 1% al 2% del monto garantizado.

Este aval es una forma de garantía financiera y no debe ser confundido con una fianza aduanera, que es un instrumento legal que garantiza el cumplimiento de las obligaciones aduaneras. Mientras que el aval bancario aduanero es emitido por un banco, la fianza aduanera es emitida por una compañía de seguros o por una agencia gubernamental.

Aval bancario de licitación

Un aval bancario de licitación es un tipo de garantía bancaria emitida por un banco a favor de una entidad que está licitando para un contrato o proyecto específico. Garantiza que, si la entidad no cumple con los términos y condiciones del contrato, el banco pagará al beneficiario del aval una suma de dinero acordada.

Este tipo de avales son comunes en las licitaciones públicas y privadas en todo el mundo. Las empresas que participan en estas licitaciones a menudo tienen que presentar un aval bancario de licitación para garantizar que tienen los recursos financieros necesarios para cumplir con el contrato si se les otorga.

Para obtener un aval bancario de licitación, la entidad que está licitando debe proporcionar al banco información detallada sobre el proyecto o contrato para el que se está postulando, incluyendo los términos y condiciones del mismo. Por su parte, el banco llevará a cabo una evaluación de crédito y de riesgos antes de emitir el aval.

El costo de un aval bancario de este tipo varía según el banco y la entidad que está licitando. Por lo general, el banco cobrará una tarifa por emitir el aval, así como una comisión anual basada en un porcentaje del valor del aval. Además, la entidad que está licitando también puede estar obligada a proporcionar una garantía o una fianza para respaldar el aval.

Aunque los avales bancarios de licitación pueden ser costosos, son una herramienta valiosa para las empresas que participan en licitaciones importantes. Al proporcionar una garantía financiera, los avales bancarios de licitación pueden ayudar a las empresas a ganar la confianza de los posibles clientes y aumentar sus posibilidades de éxito en la licitación.

Avales bancarios según su duración

Por plazo determinado

Duran el tiempo que está expresamente señalado en el documento del aval. Su plazo de duración puede ser:

  • Plazo de garantía: aunque el aval ya se haya agotado, se puede exigir la realización del mismo con respecto a obligaciones garantizadas durante la fecha de vigencia del aval.
  • Plazo de caducidad: al llegar la fecha pactada, se extingue el aval y la posibilidad de reclamar nada al avalista. 

Por plazo indeterminado o de duración indefinida

El aval se extingue cuando lo haga la obligación garantizada, sin que exista una fecha concreta para ello.

Avales bancarios según las facultades del beneficiario del aval frente al avalista

  • Simples: el beneficiario reclama primero al avalado y, si este no cumple con la obligación, puede reclamar al avalista.
  • Solidarios: el beneficiario puede reclamar el cumplimiento de la obligación indistintamente al avalado y al avalista. 
Relacionados