¿Desgrava el seguro de hogar?

La declaración de la renta puede llevarnos a efectuarnos muchísimas preguntas, ya que es un proceso bastante complejo en el que tenemos que tener en consideración tanto ingresos como gastos como otras apreciaciones distintas, como puede ser, en este caso, el seguro del hogar. Una de las dudas más habituales es la de si es posible desgravarse el seguro del hogar a la hora de realizar esta declaración y si tiene algún tipo de beneficio fiscal contar con una póliza de este tipo. La respuesta corta es que sí, aunque hay que tener en cuenta siempre ciertas características y factores varios.

Precisamente de esto venimos a hablar en este artículo. Y es que queremos tratar de qué manera es posible desgravarse el seguro del hogar en la renta y si es posible hacerlo por inversión en la vivienda habitual, si un autónomo se puede desgravar el seguro del hogar o si es posible desgravarse el seguro por arrendamiento, entre otras de las cuestiones más habituales. Sigue leyendo si quieres descubrir en esta guía en qué casilla desgravar el seguro del hogar.

¿Se puede desgravar el seguro de hogar?

Comenzamos por entender lo básico y es que, como ya puedes imaginarte, no existe la posibilidad de desgravar el seguro del hogar a la hora de comprar la vivienda, pero sí que es posible desgravar el seguro del hogar en la renta, aunque no siempre en todas las situaciones. De esta forma, si queremos conocer los casos en los que se puede desgravar el seguro del hogar, tenemos que atender principalmente a tres opciones que son las que comentamos:

Desgravar el seguro del hogar por arrendamiento

La primera forma de poder desgravar este seguro se daría durante la situación en la que el propietario de una vivienda la tenga puesta en el mercado a modo de alquiler, ya que de esta forma será capaz de deducirse no solo el seguro del hogar, sino también los gastos de suministros; siempre y cuando estén asumidos por él mismo y no por el inquilino. 

Hablamos, pues, de que será posible deducirse en este caso todo tipo de seguros, como los que cubren los daños mínimos, aquellos que sean de responsabilidad civil o cualquier seguro de impago de alquiler; la única condición es que el propietario sea el que lo haya abonado en el ejercicio fiscal en el que se declara ese año.

Desgravar el seguro al invertir en la vivienda habitual 

Otra forma es la que proponemos a continuación, aunque para ello la Agencia Tributaria deja muy claro qué se considera una vivienda habitual. Lo primero que hay que tener en cuenta es que si queremos desgravarnos el seguro, en este caso nuestra residencia debe ser permanente y esto debe suceder, al menos, tres años atrás de empezar a declarar este seguro del hogar. También entra dentro de esta cláusula el hecho de que haya habido algún cambio por motivos de separación, matrimonio o cambio de empleo, pues en esta situación se entendería la casa nueva como domicilio permanente, ya que la movilidad se debe a circunstancias ajenas al individuo. Otra opción es la de que te hayas mudado a ella de forma permanente en un plazo de doce meses.

Más allá de esto, para poder realizar esta acción, en este caso será imprescindible que se tenga derecho a deducción y, para ello, tenemos que hablar de que la vivienda debe haberse comprado antes del 1 de enero del 2013 o que se haya pagado por su construcción, por rehabilitar la vivienda o por su edificación antes de esta misma fecha, siempre y cuando las obras finalizaran antes del 1 de enero del año 2017.

Además de esto, cabe destacar la importancia de la cobertura de incendio que será imprescindible contratar en el caso de contar con una hipoteca del seguro del hogar. Si se cumplen con todos estos requisitos, también será posible desgravarse el seguro del hogar en estas circunstancias. 

Desgravar el seguro del hogar para autónomos

La tercera opción posible es la de aprovechar que trabajas como autónomo para poder desgravarte el seguro del hogar. Sin embargo, para poder hacer esto es imprescindible también tener en cuenta que deberás cumplir varios requisitos, ya que no vale únicamente con trabajar con por cuenta propia:

  • Es imprescindible que este gasto del seguro se refleje en los libros de contabilidad del autónomo.
  • El seguro también deberá de justificarse a la hora de desgravarse con facturas.
  • El gasto del seguro deberá corresponder al ejercicio en el que se está realizando dicha declaración de la renta.
  • Lo más importante es que para desgravar el seguro es imprescindible justificar que este está ligado directamente a la actividad económica.

Para ello, también tenemos que considerar que, en el caso de que el autónomo realice su trabajo dentro de su propia vivienda, podrá desgravarse el seguro del hogar cuando la cobertura de seguro esté ligada con el trabajo que realiza. 

Aun así, también hay que considerar que, en este caso, no se desgrava la totalidad de la cuantía, sino que solo se tendrá en cuenta la parte de la vivienda en la que se efectúa el trabajo; por ejemplo, en la oficina, por lo tanto, hablamos de que únicamente será posible desgravarnos una pequeña cuantía de la totalidad del seguro a modo de porcentaje. Si quieres saber cómo calcularlo te lo explicaremos detalladamente más adelante. 

¿Cuánto me puedo desgravar?

Ahora que ya hemos entendido los casos permitidos y más habituales en los que es posible desgravarse el seguro del hogar, lo siguiente será comprender también esta cuantía para valorar si vale la pena llevar a cabo el procedimiento necesario para ello. Así pues, generalmente hablamos no solo de desgravar nuestro seguro del hogar, sino también de otros seguros relacionados con la casa y con la hipoteca que quizás también vale la pena tener en cuenta.

Para ello, hablamos de que las cuantías y los porcentajes variarán siempre en función a cada caso, pero generalmente si nos deducimos el seguro del hogar tenemos que entender que podremos desgravarlo siempre y cuando este esté vinculado a la hipoteca de un inmueble que sí que tenga derecho a esta deducción. En este caso hablaremos de que la cuantía a decirse sería la del 15% de la cantidad que se haya pagado en el año por la adquisición o rehabilitación de dicha vivienda, aunque siempre teniendo en cuenta la base máxima de 9.040 euros. 

Como bien hemos comentado, también es posible desgravarnos algunos seguros vinculados a la hipoteca si, cuando contratamos este seguro del hogar, ampliamos las coberturas obligatorias para que también cubran ciertos riesgos adicionales, como pueden ser, por ejemplo, la rotura de las cañerías, robos etc. En este caso hablamos de que no se podrá aplicar la deducción sobre la parte de la prima de estos riesgos adicionales, pero no obstante sí que se podrá deducir la totalidad en el caso de que al contratar la hipoteca figurase también la contratación de este seguro con dichas coberturas. 

Además, también hay que considerar que, si eres arrendador, tendrás la suerte de poder desgravarte el importe de las primas de estos seguros cuando estas cuenten con coberturas de incendio, rotura de cristales, robo, cobertura de responsabilidad civil y otros similares. A la hora de dar datos más concretos resulta imposible, puesto que cada Comunidad Autónoma fija su propia política fiscal, por lo que esto variará siempre en función de la localidad en la que se encuentre la casa que estás arrendando. 

En el caso de ser autónomo, como ya hemos explicado, también sería posible desgravarnos una pequeña cuantía, pero si queremos datos más concretos tenemos que atender a que, como ya sabes, habrá que dividir la estructura total de la casa en sus metros cuadrados en función al porcentaje del despacho en el que trabajamos para obtener dicha cuantía. En esta situación, pues, hablamos de que si la casa tiene cien metros cuadrados y las medidas de nuestra oficina son de diez metros cuadrados, entonces nos desgravaremos el 10% de este seguro del hogar.

¿Cómo desgravo el seguro de hogar?

La pregunta más importante de todas, una vez que descubrimos que encajamos en uno de los grupos mencionados anteriormente, es la de qué casilla desgrava el seguro del hogar a la hora de realizar la declaración de la renta, puesto que será de esta forma de la que consigamos obtener esta pequeña retribución económica.

De este modo, tenemos que atender a las tres posibilidades, ya que cada una de ellas utilizará una casilla distinta en función al tipo de actividad que se desarrolla, por lo que te dejamos cada una en este pequeño apartado:

  • Si lo que pretendes es desgravarte este seguro del hogar mediante el alquiler del inmueble, entonces vas a tener que rellenar la casilla 0114, que es la que hace referencia a las primas de contratos de seguro.
  • Por otro lado, si la desgravación se efectúa por la inversión en la vivienda habitual, entonces es importante que tengas en cuenta que la cobertura de incendio va a ser imprescindible para poder llevar a cabo este proceso. Esto se debe a que es esencial en cualquier préstamo hipotecario. Por ello, para desgravar en este caso ya sabes que será también imperioso que se haya adquirido dicha vivienda antes del año 2013, en cuyo caso tendrás que rellenar las casillas 547 y la 548 para que correspondan a esta situación.
  • Finalmente, si eres un profesional autónomo y quieres desgravarte el tanto por ciento correspondiente de seguro del hogar en tu vivienda, vas a tener que rellenar la casilla 200, que también equivale a primas de seguros dentro del apartado de rendimiento de actividades económicas directas. En el caso de que tu actividad económica te obligué a declarar en el apartado de rendimiento de actividades económicas en estimación objetiva, no debes realizar ningún proceso, puesto que esta deducción se llevará a cabo de forma totalmente automática para tu comodidad. 
Relacionados