Coliving y cohousing: qué son y diferencias

Hace años que la sociedad arrastra problemas para encontrar vivienda, algo especialmente acusado en las grandes ciudades. Los precios son muy elevados, las exigencias son altas, los salarios no están acordes con el mercado del inmueble y encontrar piso se puede convertir en toda una odisea.

Entre los más afectados están los jóvenes que tienen sus primeros empleos o que se han lanzado a emprender, ya que todavía no cuentan con un poder adquisitivo competente. Por otro lado, las familias con hijos o las personas que tienen salarios base, llegan demasiado ajustadas a final de mes y costear la vivienda se vuelve toda una preocupación.

Como el ser humano es resolutivo y tiene respuestas para todo, han nacido nuevas tendencias que combaten esta situación y hacen la vivienda más accesible para todos estos grupos de personas. Se trata del coliving y el cohousing.

Son tendencias que empezaron en otros países con la misma problemática y que están llegando con fuerza a España, de hecho, empiezan a ser realmente comunes en las grandes urbes. Ambas comparten, además, un espíritu de convivencia, de comunidad y de sostenibilidad.

¿Habías oído hablar de estas modas residenciales anteriormente?, ¿sabes cuál es la diferencia entre el coliving y el cohousing? En este artículo te mostraremos qué significa cada una de ellas y sus principales diferencias.

¿Qué es el coliving?

El coliving es una tendencia que surgió en San Francisco, una ciudad que empezó a recibir a cantidad de emprendedores y jóvenes con nuevos trabajos que no encontraban un lugar idóneo para vivir, especialmente en la zona de Silicon Valley. Tras el éxito de esta nueva fórmula, se fue extendiendo a otras ciudades y países dando la vuelta al mundo.

Se trata de un formato residencial diferente y un novedoso concepto de vida, o así lo entienden al menos cantidad de jóvenes en España que empiezan a adoptarlo tras buscar una vivienda con poco éxito.

El coliving consiste en compartir con los vecinos diferentes experiencias, espacios comunes del propio edificio y proyectos. Se salvaguarda el espacio para la intimidad, mientras se abre la posibilidad de crear un nuevo concepto de comunidad. De hecho, tiene grandes similitudes con el coworking en la faceta profesional.

Lo cierto es que se acerca mucho a lo que se puede experimentar en una residencia de estudiantes, sin embargo, está enfocado justo a la etapa posterior: jóvenes profesionales con primeros puestos, emprendedores o estudiantes de máster.

Su funcionamiento es muy simple, pues se trata de alquilar una habitación con baño privado y, el resto de los servicios, van a ser los que dispone el edificio en espacios comunes. De esta forma, los precios van a ser más accesibles y se mantiene la privacidad, aunque se comparten entornos como la cocina o la sala de estar.

También presenta otras comodidades interesantes, ya que, en parte, funciona como un hotel. Esto quiere decir que la mayoría de los espacios de coliving cuentan con servicios de limpieza, mantenimiento y atención.

Los edificios más avanzados que han sido creados desde su inicio con este espíritu cuentan con interesantes instalaciones. En ellos se puede acceder a gimnasios, lavandería, salas de reuniones disponibles para el alquiler y más beneficios. Por lo tanto, son realmente cómodos para el estilo de vida de los jóvenes y evitan la precariedad en la vivienda en muchos casos, pues es una solución que se hace atractiva.

¿Qué es el cohousing?

El cohousing también es denominado como vivienda colaborativa y nace como una innovadora solución para grupos sociales que se ven algo desfavorecidos, que tienen algunos problemas para encontrar una vivienda accesible.

Estas personas se reúnen con la intención de crear y diseñar desde cero un inmueble que cubra sus necesidades y en el que van a compartir ciertos espacios comunes. Es decir, tiene un espíritu de consumo colaborativo que se hace más sostenible, cambia la experiencia de la habitabilidad y ahorra los costes hacer una casa.

Para sumarse al cohousing, las personas interesadas que se han puesto de acuerdo para ello se van a asentar como una cooperativa basada en un régimen de cesión de derecho de uso de la vivienda.

Al final, funciona como una pequeña sociedad en la que cada uno de los participantes paga una cuota mensual por el uso de los espacios y de los servicios de la vivienda. Además, también tienen que abonar los gastos de consumo, como la electricidad o el agua. De hecho, con esta fórmula se permite transmitir este derecho de uso o dejarlo en herencia.

La parte más interesante de esta fórmula es, sin duda, que todos los involucrados van a autogestionarse en común para diseñar la vivienda a su gusto, así como la distribución de los espacios. Este es uno de los mayores atractivos del cohousing. De hecho, suele hacerse un pequeño conjunto residencial configurado para realizar estas prácticas y reunir a una interesante cantidad de socios.

Cabe destacar que van a ser en todo caso viviendas privadas en las que los habitantes tendrán su parcela de intimidad. También que, como están involucrados en el diseño, ellos serán los que vivirán en estas infraestructuras y no tienen la intención de ponerlas en alquiler para personas externas o sumar compañeros pasado el tiempo.

Diferencia entre coliving y cohousing

El coliving y el cohousing comparten muchas cosas en común. Son dos tendencias que reúnen comunidades, que abaratan mucho los costes de mantener un hogar y que suman el espíritu de convivencia, además, tienden a compartir espacios. Sin embargo, se trata de dos conceptos diferentes.

Estas son las principales diferencias entre el coliving y el cohousing:

  • El diseño de los espacios es diferente, pues en el cohousing habrá un mayor índice de espacio compartido por los residentes.
  • En el coliving se pueden encontrar muchos más servicios añadidos de los que van a disfrutar los habitantes, como la limpieza semanal o los espacios de ocio.
  • El concepto del cohousing es permanente, ya que se crean las casas a la medida de las personas que van a vivir en ellas, mientras que los convivientes del coliving solo están durante un tiempo.
  • En el coliving se encuentra un público joven y profesional, mientras que el cohousing abarca a grupos mucho más heterogéneos entre los que incluso se encuentran las familias.
  • En el cohousing se tiene un derecho sobre la propiedad, mientras que en el coliving se trata de un alquiler al uso.
  • Los residentes del cohousing han diseñado ellos mismos los espacios y estructuras, pero en el coliving esto ha sido realizado por una empresa externa.
  • El coliving tiene un espíritu vinculado con los proyectos y las relaciones laborales, algo que se potencia, mientras que el cohousing se centra en el contacto entre personas para la convivencia, independientemente de sus trabajos.

Estas dos formas de vivir y de contar con un hogar hacen que, en la actualidad, sea más sencillo mantener la vivienda para las personas que ven su acceso a ello bastante limitado. Sin embargo, el coliving es más apropiado para las personas que están empezando sus carreras y necesitan algo provisional, mientras que el cohousing es una decisión de cambio de vida a largo plazo.

Relacionados