Qué es el proindiviso y cómo se disuelve

Cantidad de personas se ven en la situación de heredar una vivienda en conjunto con otros propietarios, comprarla entre dos personas o tenerla a medias con la expareja después de un divorcio. Por ello, la copropiedad de bienes es un concepto que a menudo nos suena y que comprendemos de alguna manera.

No ocurre lo mismo cuando nos enfrentamos al proindiviso, algo que rara vez se identifica hasta que uno se ve en la situación y tiene que documentarse sobre el tema. ¿Es ese tu caso? Pues debes saber que se trata de otra forma de hablar de una copropiedad, y tiene ciertas particularidades.

En este artículo queremos ayudarte a comprender este concepto para que cuentes con las herramientas necesarias en caso de que te expongas a un proindiviso, por lo que vamos a explicarte qué es exactamente, cómo se disuelve y qué diferencias presenta respecto al indiviso. Sigue leyendo y resolverás todas tus dudas.

¿Qué significa proindiviso?

El proindiviso también es conocido como condominio o comunidad de bienes y se trata de un concepto de naturaleza jurídica. Es cuando una persona tiene derecho sobre una propiedad, pero solo parcialmente. En efecto, como ocurre cuando hablamos de la copropiedad de bienes. En este caso se comparte con una o más personas y ninguna de ellas tiene la propiedad total, pero tiene otras particularidades que debes conocer.

¿En qué casos te encontrarás con un proindiviso? Pues muy sencillo, en situaciones como las que te hemos expuesto anteriormente. Cuando eres heredero junto con otros hermanos o familiares y tienes un porcentaje de un inmueble, en este caso, todos los participantes seréis copropietarios o comuneros y el bien en sí se convertirá en el proindiviso.

Una de las particularidades del proindiviso es que no detalla qué parte del bien es de cada propietario: solo el porcentaje que le pertenece. Es decir, si se hereda un piso en conjunto, no se va a repartir en un documento legal otorgando a un propietario la cocina y a otro el cuarto de baño. Simplemente, cada copropietario tiene un porcentaje del total y entre todos sumarán el 100%.

En principio, en proindiviso parece algo muy sencillo de comprender y que, además, viene perfectamente regulado en el Código Civil. Sin embargo, es bastante común cuando esto crea algunos problemas en las ocasiones en las que hay que hacer una liquidación de los bienes.

También puede ocurrir que los copropietarios decidan quedarse con la vivienda y disfrutar de ella, en lugar de proceder a una venta o liquidación. En ese caso, todos ellos tendrán determinados derechos que te mostramos a continuación.

Los derechos de uso

Los copropietarios pueden usar el bien organizando turnos en los que se trasladan a la vivienda o conviviendo todos a la vez. En este sentido pueden hacer un uso con estas condiciones:

  • El uso será acorde con el destino del proindiviso.
  • Se respetará el derecho que tienen los otros propietarios sobre el inmueble.
  • No se perjudicarán los intereses de toda la comunidad de propietarios.

Los derechos de conservación y disfrute

A su vez, tendrán los siguientes derechos para disfrutar del proindiviso:

  • Podrán disfrutar de los beneficios del bien en la medida de su porcentaje de propiedad y también se enfrentarán a las cargas con la misma proporción.
  • Se tendrá que aportar en la conversación del proindiviso en proporción a la cuota, siempre que no se renuncie a la pertenencia a la comunidad.

Los derechos de administración del inmueble

La administración de la propiedad se hará entre todos los propietarios, es decir, se podrán turnar o repartir al gusto y en proporción a sus cuotas de propiedad. A la hora de tomar decisiones, es imprescindible que la mayoría se ponga de acuerdo. Si esto no es posible, la única solución será acudir a un juez que tome las decisiones.

Diferencia entre indiviso y proindiviso

La diferencia entre indiviso y proindiviso es la que más complicaciones acarrea, pues son dos formas en las que nos podemos encontrar un bien que tiene varios propietarios a la vez. A continuación, aclaramos cada uno de los conceptos.

El indiviso

Un indiviso es lo que puede ser dividido, pero se mantiene totalmente unido. Es decir, cuando se crea una comunidad de propietarios y todos tienen derechos sobre un bien que permanece unido y que todos usan, como hemos mencionado, en alternancia o de manera simultánea. Esta figura se recoge en el Código Civil en su artículo 392, donde se aclara la creación de una comunidad de propietarios cuando algo pertenece a varios titulares.

Diferencia entre indiviso y proindiviso

El proindiviso se mantiene mientras exista la sociedad que lo gestiona, por ejemplo, en un matrimonio se tendrá un proindiviso mientras ambos propietarios permanezcan el régimen de gananciales y se convertirán en indivisos una vez se liquide la sociedad aquellas cosas que determinen las personas capacitadas para contratar. En el caso de las herencias, son proindivisos aquellas que han sido otorgadas a sus propietarios, pero todavía no han sido repartidas.

¿Cómo es la disolución de proindiviso?

El proindiviso se puede disolver en cualquier momento en el que los propietarios así lo consideren. Esto exime a todos los participantes de verse obligados a permanecer en una comunidad si no lo desean.

Es posible disolver el proindiviso en todas estas circunstancias:

  • La destrucción o la pérdida del inmueble en común.
  • La consolidación: cuanto uno de los propietarios decide comprar el resto de las cuotas para hacerse con todo el bien o se venden a terceros.
  • La renuncia de todos los copropietarios al bien que tienen en común.
  • La división del inmueble.

Sin embargo, el procedimiento que se tendrá que seguir puede ser algo diferente en los casos de los proindivisos divisibles o indivisibles.

El proindiviso divisible

Se trata de los bienes que se pueden dividir con facilidad, como una finca que permite un reparto en parcelas o el mobiliario de su interior que se puede otorgar a los diversos propietarios. Esto se hace según el porcentaje de participación, es decir, la parcela más grande irá al propietario con mayor cuota de propiedad, y así sucesivamente, en proporción. Todo ello solo es viable si los bienes se pueden repartir sin que estos pierdan su valor inicial.

El proindiviso indivisible

El proindiviso indivisible es aquel que va a perder su valor original al repartirse, por lo que no se puede dividir. En este caso, la única solución es la venta del inmueble y lo habitual es que sea uno de los propietarios el que compre las otras partes al resto de los que pertenecen a la comunidad.

¿Cómo vender un proindiviso?

Para vender un proindiviso las partes tienen que estar de acuerdo, es decir, no se puede obligar a un propietario a deshacerse de su cuota del bien que tiene en común. Lo más aconsejable es que se llegue a un acuerdo entre todas las partes y que este sea amistoso, sin embargo, si esto no ocurre, habrá que ir por vía judicial para que lo determine la justicia.

La parte interesada tendrá que poner una demanda de cese de proindiviso y será un juez el que se encargue de decidir las condiciones en las que se puede vender el inmueble en cuestión. Si no se quiere llegar a esta vía, se puede intentar en primer lugar hacer un acto de conciliación en el que las partes puedan llegar a un acuerdo.

Relacionados