¿Quién paga el impuesto de transmisiones patrimoniales?

Todos los trabajadores tienen ciertos derechos y deberes dentro del ámbito laboral a la hora de desempeñar sus funciones, pero es cierto que lo que prima es la salud del trabajador en este entorno y, por eso, existen también diversas incapacidades temporales que pueden derivar directamente en la ineficacia de la realización del trabajo. En relación con esto, surgen muchas dudas respecto a las prestaciones económicas, la baja médica o el alta médica y cómo debe llevar a cabo estos procesos el trabajador de forma legal y segura para garantizar su continuidad en la empresa.

Si has venido a este artículo es porque quieres entender ciertos temas relacionados con la baja médica y la incapacidad temporal, como, por ejemplo, qué sucede si te pides el alta voluntaria o si es posible solicitar el alta médica en rehabilitación, entre otros asuntos similares. Por este motivo, te traemos una guía en la que te explicamos estos supuestos y también cómo pedir el alta voluntaria al INSS, por ejemplo, para que puedas entender a que acogerte si te encuentras en una situación de este estilo. 

¿Es posible pedir el alta voluntaria estando de baja?

Para entender bien esta situación lo primero que tenemos que analizar es qué significa realmente pedir el alta voluntaria. Como puedes imaginarte, hablamos de que durante cualquier tipo de proceso de baja médica relacionada con una incapacidad temporal, es decir, algún evento que le impida al trabajador desarrollar su actividad con normalidad debido a problemas de salud, este empleado puede pedir recibir el alta médica en una fecha anterior a la que debería, tal y como le he indicado el médico o el propio INSS.

Es importante comprender que, durante todo este periodo que el trabajador se encuentra de baja, va a recibir cierta prestación económica por esta incapacidad temporal, por lo que se entendería que su sueldo realmente no se paraliza. Esto se debe directamente a que esta baja laboral está relacionada con el desempeño de sus funciones y que, por lo tanto, el trabajador no ha abandonado su puesto de trabajo con voluntariedad, sino por obligación, así que no pierde el derecho a cobrar

Para ello, también es importante comprender que esta prestación nunca va a equivaler al salario que obtiene durante su trabajo, sino que será generalmente inferior. Este es uno de los principales motivos por los que muchos trabajadores solicitan el alta médica antes de la fecha de forma voluntaria.

En definitiva, la respuesta es sí, sí es posible pedir el alta voluntaria durante el periodo de baja, aunque es importante tener en consideración que este hecho puede acarrear ciertas consecuencias. Con esto queremos decir que tanto el médico de cabecera como él INSS se encargan de determinar la gravedad de esta incapacidad y que, por lo tanto, establecerán un periodo de tiempo de recuperación variable. Si el empleado decide ignorarlo para regresar al trabajo, puede verse afectado tanto él como la empresa como consecuencia de esta alta voluntaria. 

Continuando con este tema, también es importante comprender que, tras este periodo de baja, el trabajador tampoco puede verse obligado a continuar con su contrato laboral si no lo desea y, por lo tanto, puede solicitar esta baja voluntaria que comentamos, aunque se encuentre de baja médica. Lo único que hay que tener en cuenta es que deberá realizar un preaviso conforme a las indicaciones de su convenio colectivo, que generalmente suele ser al menos de quince días. Es posible dar el preaviso durante el periodo de baja médica.

¿Qué pasa si me pido el alta voluntaria?

En relación con lo comentado en el apartado anterior, para realizar esta alta voluntaria se deberá llevar a cabo un procedimiento administrativo, aunque son muchas las personas que dudan de si deben acudir a la Seguridad Social, a la mutua, al médico de cabecera o al INSS. 

Esa respuesta dependerá del motivo de la baja, ya que nunca será lo mismo un accidente laboral, un accidente fuera del trabajo, una enfermedad común u otro tipo de situaciones. Para ello, la mutua se encargará de gestionar enfermedades profesionales o accidentes de trabajo en los que no se hayan superado los 365 días de baja, mientras que si esta baja se da por contingencias comunes, la competirá a la Seguridad Social.

Consecuencias del alta voluntaria

Ahora bien, teniendo esto claro, uno de los aspectos más importantes a considerar es cuáles son las consecuencias de solicitar el alta médica voluntaria antes de tiempo, ya que, aunque de primeras pueda parecer beneficioso reincorporarse al trabajo con anterioridad, sobre todo para volver a cobrar el sueldo que te corresponde, lo cierto es que hablamos de acelerar un proceso médico que quizás pueda terminar en una recaída.

Para ello, la Seguridad Social tiene la absoluta potestad de abrir un expediente de incapacidad permanente de oficio pasados los 18 meses de esta baja para observar si el empleado puede llegar a cobrar una pensión por esta situación de incapacidad permanente. De la misma forma, un trabajador puede decidir realizar el proceso contrario y solicitar el alta voluntaria, sin embargo, es una decisión que hay que valorar y meditar detalladamente. 

El motivo principal para pensar bien si conviene o no solicitar esta alta voluntaria es que, en el caso de que se diese la situación de que, por lo que sea, se tiene una recaída con el paso del tiempo y se desee solicitar una incapacidad permanente, es posible que la Seguridad Social pueda denegar este proceso administrativo. Y es que una de las principales consecuencias de solicitar el alta voluntaria antes de lo debido es que en el caso de sufrir un empeoramiento del estado de la salud, vamos a vernos ante ciertos problemas también para cobrar esta misma baja por recaída.

Pedir el alta voluntaria significa confirmarle a todos los órganos relacionados, como pueden ser la Seguridad Social, él INSS o la propia empresa, que nos encontramos en condiciones para regresar al trabajo. Si hemos mentido para volver al puesto y, por cualquier motivo, la patología empeora con el paso de los meses, existe la posibilidad de solicitar una segunda baja por recaída si la patología corresponde a la anterior dentro de los 180 días posteriores a la del alta. No obstante, es posible que el INSS pueda rechazar esta baja remunerada al haber tenido que aprobar previamente el alta voluntaria.

En el caso de que esta recaída suceda después de los seis meses del alta, seguramente debería de solicitarse otra baja completamente nueva, pero, de nuevo, también podemos encontrarnos ante la situación de que esta se deniegue, puesto que, como ya sabes, hemos pedido un alta voluntaria con anterioridad. Por lo que, en cierta manera, estamos acreditando nuestro buen estado de salud. 

¿Te pueden dar de alta médica estando en rehabilitación?

Otro de los supuestos que más problemas generan es el de un trabajador que se encuentra durante un proceso de rehabilitación, pero que desea solicitar el altar de una forma apresurada. Tenemos que comprender que este caso generalmente suele darse tras accidentes laborales, por lo que lo habitual sería que esté empleado afectado no pueda obtener el alta hasta la finalización del tratamiento.

Aun así, son muchos los empleados que por miedo a perder el trabajo se arriesgan a solicitar el alta sin estar completamente recuperados, pero de nuevo tenemos que considerar que existen consecuencias a este acto. Lo primero que tenemos que considerar es que sí se puede pedir el alta médica durante un período de rehabilitación, pero para ello será imprescindible también que el médico que lleva el caso lo acepté y que en ningún momento prohíban abandonar el tratamiento de rehabilitación ni reincorporarse al trabajo.

Tenemos que hablar de que también dependerá mucho de la situación del accidente y del tipo de recuperación que sea, ya que nunca va a ser lo mismo un paciente que está en rehabilitación para mejorar su estado físico que otro que está para mejorar su estado psíquico. De tal manera, también será determinante el tipo de empleo de este trabajador y, por lo tanto, tanto ambos el médico y el paciente deberán de considerar estos varios factores para comprender si es posible o no incorporarse al trabajo antes de terminar este proceso de recuperación.

Con todo esto, claro, el servicio de salud será el que se encargue de emitir este parte de alta gracias al médico de cabecera del paciente, si cree que este trabajador ya puede reincorporarse a su puesto con normalidad, pese a que el tratamiento podría extenderse. Lo imprescindible para que este hecho suceda es que el empleado no debe mostrar ningún tipo de secuelas ni tampoco debe considerarse un peligro para sí mismo, para terceros o para la salud pública, en cuyo caso el afectado deberá continuar en rehabilitación. 

¿Cómo puede afectarme el alta a la indemnización?

Otra de las cuestiones relacionadas es la de la indemnización, ya que en el momento de dar el alta médica a un paciente durante este proceso de rehabilitación podemos encontrarnos con que la cuantía de la indemnización también se ve afectada. 

Para ello, tenemos que comprender que existe la computación como perjuicio personal básico, que habla del supuesto en el que el trabajador haya recuperado sus capacidades para realizar las tareas de su trabajo, pese a sus limitaciones, y continúe en rehabilitación.

Por otro lado, si el afectado no se encuentra capacitado para desempeñar estas tareas y sigue de baja, hablaremos de que todos estos días que continúa con el tratamiento se computarán como perjuicio personal particular en distintos grados, que pueden ser moderados o graves. En este caso, la indemnización será más elevada. 

Cómo pedir el alta voluntaria al INSS

Como bien hemos ido comentando a lo largo del artículo, para poder obtener el alta voluntaria, tenemos que dirigirnos al INSS, que se encarga de tramitar esta situación. Para ello, será imprescindible que un profesional nos realice una revisión médica antes de la fecha que estaba prevista que se diese el alta y será de esta forma de la que conseguiremos tramitar esta alta voluntaria laboral.

Con esto claro, tendremos que llevar a cabo el trámite correspondiente con esta entidad, así que deberemos acceder al portal de trámites del IMSS y meternos dentro del apartado de incapacidad temporal. Aquí es posible realizar distintos trámites, pero vamos a tener que acceder al alta voluntaria laboral. Para que este organismo nos conceda dicha alta vamos a tener que adjuntar un informe médico en el que se acredite esta mejoría, por lo tanto, deberemos de habernos puesto en contacto anteriormente con nuestro médico de cabecera para que este nos realice el análisis correspondiente.

Si el INSS considera que el informe es adecuado y que el trabajador, en consecuencia, puede reincorporarse a su puesto laboral, entonces se le concederá el alta. Por lo contrario, si determina que el informe adjuntado es insuficiente para garantizar la seguridad de dicho individuo o de los que lo rodean, entonces no se otorgará esta alta voluntaria y el trabajador deberá esperar o reintentar este proceso. 

Relacionados