Riesgos de empadronar a alguien en tu casa

El empadronamiento es uno de los procesos más relevantes para todos los ciudadanos de un territorio, puesto que este resulta imprescindible para el censo electoral, para obtener subvenciones, para diversos beneficios fiscales y para poder vivir, en general, en la comunidad del barrio en el que habitas. Sin estar empadronado no vas a tener acceso ni a la sanidad pública ni a los colegios de la zona ni a los ayuntamientos locales ni a otros servicios relacionados, por lo que en realidad no podrás considerarte siquiera un ciudadano.

Es precisamente por este motivo también que son muchas las personas que buscan aprovecharse de estos beneficios y ventajas del empadronamiento para llevar a cabo distintos fraudes fiscales o para sacar provecho de distintas circunstancias que los ayudarán a ahorrar dinero, a obtener puestos en colegios para los niños, plazas de garaje u otros hechos relacionados.

Sin embargo, este tipo de falso empadronamiento se entiende como un fraude y, por lo tanto, tiene sus consecuencias. Eso es precisamente lo que venimos a tratar en este artículo, donde queremos explicarte exactamente cuáles son las consecuencias de empadronar a alguien en una casa y en qué te perjudica a ti como dueño para que, en el caso de que te encuentres en una situación parecida, sepas cómo proceder y cómo solucionar esta situación indeseada. 

¿Me perjudica empadronar a alguien en mi casa?

Como puedes imaginarte, por ley, solo tenemos derecho a empadronarnos en una única vivienda, puesto que el empadronamiento hace referencia a la condición de un individuo de vivir prolongadamente en una residencia. Es por esta razón que si tenemos varias casas solo podemos estar empadronados en una de ellas, ya que se entenderá que una es nuestra residencia permanente, mientras que otra lo es solo temporal.

Como consecuencia directa de esto, las personas que se empadronaron en distintas localidades o que cambian su padrón para poder acogerse a distintas ventajas que ofrecen otros municipios estarán incurriendo en un delito de falso empadronamiento. Y es que siempre y cuando una persona no viva en una vivienda de forma habitual, no puede decirse que este empadronamiento sea legal.

Es precisamente por este motivo que existen muchas consecuencias negativas para una persona que acepta empadronar a otra en su domicilio cuando esta persona no va a vivir en la casa de forma constante. No solo eso, sino que, incluso si sí va a hacerlo, también podemos encontrarnos ante varios problemas que es importante considerar antes de realizar este proceso.

Sin embargo, este tema consigue evitarse en otros casos, ya que es posible empadronarse en una casa que no es tuya siempre y cuando lo hagas de forma legal. Y es por eso que muchas personas pueden aprovecharse de este hecho para obtener ciertas ventajas pese a que no vivan de forma legal en esta vivienda. Siempre y cuando cuentes con la autorización del empadronamiento por parte de la persona que sí está empadronada en ese domicilio y lleves a cabo el proceso de empadronamiento, podrás acceder a esta vivienda y, por lo tanto, a todos los servicios que la rodean.

¿Qué implica empadronar a alguien en tu casa?

Con todo esto en mente, son muchas las personas que se plantean por qué empadronarte en otra casa, y es que, como ya hemos comentado, existen ciertas ventajas por estar empadronado en un municipio distinto que te permitieran llevar a cabo la solicitud de ciertos servicios o ayudas o prestaciones, así como también te traen la opción de acceder a diversas plazas. Es por ello que empadronar a otra persona en tu casa puede servir a este otro individuo para conseguir distintos accesos exclusivos de dicho municipio que le serían imposibles de estar empadronada en otra zona, ya que a muchos de estos solo es posible adherirse por parámetros demográficos.

Para tener una visión más global de las ventajas empadronarse en un municipio, te dejamos a continuación las labores administrativas que esta persona será capaz de llevar a cabo con este falso padrón:

  • Matricular un vehículo.
  • Realizar distintos trámites en el Registro Civil.
  • Solicitar distintas plazas escolares como en guarderías, colegios, institutos o centros de formación.
  • Votar en las elecciones y participar en el censo.
  • Llevar a cabo la renovación del carnet de conducir, del Documento Nacional de Identidad y del pasaporte, entre otros.
  • Llevar a cabo la regulación de distintos permisos de trabajo y de residencia.
  • Tener acceso a prestaciones sociales y ayudas económicas.
  • Sacar el carnet de asistencia sanitaria y, por lo tanto, tener acceso a los centros de salud pública de la zona. 

¿Qué pasa si empadrono a alguien en mi vivienda?

Con todo esto, puedes observar que existen muchísimas ventajas a la hora de empadronarte en otra vivienda o de empadronar a alguien en tu casa. Independientemente de si la vivienda está a tu nombre o si estás de alquiler, tendrás acceso a todo este tipo de servicios, de índole pública y privada, y a muchos otros distintos; simplemente por formar parte del registro de vecinos de dicho municipio.

Precisamente por esta razón, también es importante saber que siempre y cuando te empadrones en un municipio en el Ayuntamiento correspondiente a esta zona obtendrás la acreditación de vecino y, por lo tanto, tendrás directamente acceso a todas estas ayudas y servicios que hemos comentado. Sin embargo, también aparecerás en el Registro Administrativo y esto significa que tendrás que atenerte a las consecuencias, ya que será imposible negar este empadronamiento.

Para ello, como ya sabes, existen varias formas de empadronarse. Siempre y cuando el empadronamiento funcione de modo en que el individuo que se inscriba en esta localidad vaya a habitar en la casa de forma prácticamente constante, o lo que sería permanente, hablaremos de que el empadronamiento es legal. Por otro lado, el falso empadronamiento sucederá siempre y cuando esta persona no vaya a vivir en la casa en la que se empadrona, como el caso de una madre que busca plaza para su hijo en un colegio. En este supuesto, podrás enfrentarte a distintas sanciones económicas y a otros problemas que pueden llevarte a diversos procesos judiciales, pero en los que ahondamos más en profundidad en el siguiente apartado. 

Consecuencias de empadronar a alguien en tu casa

Teniendo todo eso claro, solo nos queda hablar de las consecuencias más habituales que podemos sufrir si empadronamos a alguien en nuestra vivienda de una forma ilegal o simplemente para llevar a cabo alguna tramitación que pueda beneficiarla. Hablamos de que, generalmente, existen muchísimas dudas respecto a las situaciones en las que se considera legal o no empadronar a otra persona en tu casa, como, por ejemplo, si hablamos de empadronar a tu pareja en una casa de alquiler o a una empleada del servicio o a una cuidadora interna. En estas situaciones sí será posible hacerlo, siempre y cuando estas personas vayan a vivir en la residencia de forma permanente.

Más allá de eso, si hablamos de otro tipo de casos, seguramente nos estemos enfrentando a delitos estafa y de falsedad documental, como, por ejemplo, sí decidimos acoger a un ciudadano extranjero en nuestra casa y le permitimos que se empadrone en ella para legalizar su situación estaremos incurriendo en un delito. De la misma forma, cuando cualquier individuo que no vaya a formar parte de la unidad familiar decida empadronarse en este domicilio simplemente para beneficiarse en materia, por ejemplo, de salud o en materia escolar, entonces también existirán multas.

Hacemos referencia exactamente a que estas consecuencias de empadronar a alguien en tu casa cuando no van a residir en ella se entenderán como un delito, tal cual establece el reglamento de población y demarcación de las entidades locales y como se establece en el Real Decreto 1690-1986. En estos supuestos, se podrán efectuar multas que pueden llegar hasta los 150 euros, en función siempre de la zona demográfica en la que se encuentra la casa, ya que dependerá de la cantidad de habitantes. Si además atendemos al caso mencionado anteriormente de legalizar una persona sin papeles, las multas pueden ascender hasta los 10.000 euros.

Sin embargo, esto no es todo. Y es que todavía existen más problemas e inconvenientes de incurrir en un falso empadronamiento y están relacionados directamente con Hacienda, con la Fiscalía y con problemas de desahucios en la vivienda. Además de todas las ventajas que hemos comentado en el punto anterior, como puedes observar, los riesgos de empadronar a alguien en tu casa también son bastante graves y, como consecuencia, existen diversos castigos.

Problemas del falso empadronamiento

Algo que hay que tener en consideración siempre a la hora de empadronar a alguien ajeno en una casa es que esta persona será capaz de disponer por completo de la vivienda, lo que puede terminar en asuntos graves. Y es que pese a que  esta persona no cuente con un contrato de arrendamiento, está en su derecho de negarse a irse, por lo que, debido a la circunstancia, tampoco hay forma de echarla. 

Por lo tanto, nos encontraremos ante una situación indeseada en la que no solo deberemos solicitar la baja de dicho individuo del padrón, la cual puede tardar meses hasta que se conceda, sino que, además, también nos veremos obligados a iniciar un procedimiento de desahucio por precario, lo cual tendrá sus gastos y consecuencias.

No solo esto, sino que como ya hemos mencionado, también pueden existir distintos problemas con la Agencia Tributaria a la hora de empadronar a una persona en una casa en la que no habita. Hay que tener en consideración que en el momento en el que una persona se empadrona en un domicilio, los ingresos de esta persona van a computar directamente con los tuyos de forma conjunta y, por lo tanto, se entenderá que dicha persona forma parte de la unidad familiar. Esto puede afectar directamente a la hora de solicitar cualquier tipo de ayudas públicas. Para evitar este problema, se sugiere siempre que cuando una persona vaya a empadronarse en un domicilio que no es el suyo, lo haga como una unidad familiar independiente.

Y es que las consecuencias de esto son que si la persona te está pagando un alquiler y no lo declaras, también pueden acusarte de fraude a Hacienda y, por lo tanto, podrás verte envuelto en distintos problemas con la Agencia Tributaria por culpa de este individuo empadronado en tu vivienda.

Como puedes observar, existen muchísimas circunstancias que pueden llevar a una persona a empadronarse en un domicilio que no le corresponde, pero también hay que considerar siempre no solo las multas económicas, sino también los problemas que pueden derivar de este falso padrón. Si la persona es de confianza, quizás no vayan a existir problemas tan graves, pero si hablamos de alquilados o de personas desconocidas, tenemos que considerar siempre que los riesgos de empadronar alguien en nuestra casa pueden terminar por afectarnos directamente a nosotros y meternos en problemas graves con Hacienda, con la Fiscalía y con muchas otras entidades gubernamentales.

Relacionados