¿En qué casos no se paga plusvalía?

El SEPE es conocido por todos como el Servicio Público de Empleo Estatal, una de las entidades gubernamentales que se encarga de poner a disposición de los ciudadanos todo tipo de ayudas económicas y subsidios en función de las diferentes circunstancias de los trabajadores. De este modo, hablamos de que existen bastantes personas que, a día de hoy, cuentan con los subsidios por desempleo por parte de esta entidad. Esta es una forma de que estos individuos desempleados puedan paliar sus carencia de ingresos significativa, que puede impedirles la realización de la vida, de modo que puedan percibir ciertos ingresos de forma legal.

Con esto en mente, existen muchísimas dudas también respecto a cómo funcionan los subsidios del gobierno y cuándo y quiénes pueden pedir estas ayudas por desempleo. Por esto, precisamente, venimos a tratar en este artículo todos los temas relacionados con los subsidios y su compatibilidad con los trabajos a media jornada para que puedas entender todos los supuestos posibles relacionados con el cobro del subsidio, las opciones de trabajo y en qué ocasiones se paraliza esta ayuda económica.

¿Se puede cobrar subsidio y trabajar a media jornada?

Lo primero que tenemos que comprender es de qué trata este subsidio y, sobre todo, cuáles son los requisitos para solicitar la prestación por desempleo. Como bien sabrás, existen numerosos subsidios diferentes en función del tipo de situación en la que te halles, como, por ejemplo, los que te permiten tener derecho a la RAI, aquellos que se enfocan hacia las cargas familiares y luego también están los subsidios para personas de más de 45 años o para más de 52 años, además del subsidio extraordinario por desempleo entre otros.

Por eso, cada uno de estos subsidios tendrá sus características distintas, pero por norma general comparten unos requisitos similares que son los que venimos a tratar detenidamente. Estos subsidios están destinados a las personas que apenas cuentan con ingresos mínimos y, por lo tanto, en el momento en el que hablamos de compatibilizar esta ayuda económica con algún empleo tenemos que atender a qué tipo de trabajo y al sueldo que va a cobrarse. Esto se debe principalmente a que, en el momento en el que dicha persona que goce de esta ayuda, comienza a tener mayores ingresos, entonces el subsidio dejará de ser válido, puesto que ya no hablaremos de unos ingresos mínimos que sitúen a esta persona en el umbral de la pobreza.

Para ello, son muchas las personas que tienen dudas respecto a si es posible trabajar a media jornada y cobrar el subsidio o si se pierde la ayuda del subsidio si te pones a trabajar a media jornada. En estos casos, existen distintas opciones que el trabajador puede plantearse, en función de sí prefiere cobrar un sueldo o cobrar esta ayuda económica por parte del SEPE. Así que, a continuación, te vamos a dejar algunos de los casos y preguntas más habituales para que puedas comprender las diferencias y decidas qué es lo que más te conviene.

Cobrar el subsidio y trabajar a media jornada

Como bien hemos estado comentando, existen principalmente dos opciones para aquellas personas que están cobrando el subsidio por desempleo o ayudas para mayores de 52 años cuando les surge la posibilidad de trabajar a tiempo parcial. Generalmente, el SEPE pone en la condición de que siempre y cuando el trabajador no rebase 75% del salario mínimo interprofesional, podrá trabajar y cobrar dicho subsidio a la vez. Es decir, hablamos de 810 euros al mes. Ahora bien, estas dos opciones que quedan totalmente a elección del individuo son las siguientes:

  • La primera opción es la de suspender el subsidio mientras vas a llevar a cabo este trabajo de jornada parcial. El subsidio no va a perderse, simplemente a paralizarse, ya que este es uno de las inquietudes de muchas personas, que no saben si aceptar un trabajo por miedo a perder esta ayuda económica. Lo que esto quiere decir es que una vez que el contrato de ese trabajo finalice, se reanudará el cobro del subsidio con la misma cuantía y el resto de días que todavía te quedaba por cobrar. La única excepción es que si, tras el contrato laboral, pasan los 360 días de cotizaciones, en ese caso el subsidio será irrecuperable y tendrás que pedir el paro en su lugar.
  • La siguiente opción sería precisamente la contraria, y es la de elegir cobrar el subsidio y trabajar parcialmente, de modo que ambos se complementen. Lo que esta opción propone, pues, es cobrar solo una parte de dinero por este trabajo y otra pequeña cuantía complementaria por el subsidio. Lo único que hay que considerar es lo que ya hemos mencionado anteriormente de que, en el caso de superar el límite de rentas, entonces se perdería ese subsidio porque estarías cobrando más de lo que establece el salario mínimo interprofesional. Es importante tener este aspecto en cuenta, ya que en el momento en el que comienzas a cobrar una cifra que supere estas rentas y el SEPE se entere puedes llegar a sufrir incluso multas por haber superado el nivel de rentas mientras estás cobrando una ayuda para paliar estos ingresos mínimos. 

Cabe mencionar que también es posible cobrar el subsidio si se trabaja a jornada completa, y que, en este caso, el SEPE te ofrece todavía más facilidades para compatibilizar estas ayudas económicas con el empleo. Esto se debe a la intención de favorecer la inserción laboral para personas desempleadas y mayores de cincuenta y dos años.

Además de esto, también es importante tener en cuenta que siempre y cuando se vaya a aceptar un trabajo a jornada parcial habrá que comunicar este hecho al SEPE, puesto que la oficina de empleo debe realizar ciertas comprobaciones con la Seguridad Social, de modo que sean capaces de ajustar la cuantía de esta ayuda. En el caso de no informarles, como ya hemos comentado, existirían multas, puesto que a través de la Seguridad Social el SEPE descubriría que estás trabajando y, por lo tanto, podrías perder por completo el subsidio. Esta comunicación puede llevarse a cabo ya sea o bien mediante la sede electrónica del SEPE con el uso del certificado digital o simplemente en una de las oficinas de prestaciones con cita previa. 

Ayudas para trabajadores media jornada que puedes pedir

Una vez que ya tenemos todos estos aspectos claros, lo siguiente es comprender que existe una gran variedad de ayudas disponibles por parte del SEPE para los trabajadores a media jornada. Si bien es cierto que estas pueden variar en función a la comunidad autónoma y que, por lo tanto, habrá que revisar la junta de cada una de nuestras ciudades para poder ver qué ayudas existen para trabajadores a media jornada, generalmente, al tratarse de una institución gubernamental, la mayoría suele estar disponible.

A todo esto hay que sumarle que para poder solicitar estos subsidios vas a necesitar cumplir ciertas condiciones, siendo las más imperiosas la de haberte dado de alta en la Seguridad Social, estar como el demandante de empleo en el INEM, tener un trabajo a tiempo parcial a la vez que se está cobrando un subsidio o cuando ha solicitado dicho subsidio y tienes derecho a él, y comunicarle al SEPE la situación de empleo. 

Para esto, cabe recordar que estos subsidios tienen un carácter parcial, puesto que mientras que el empleado trabaja con un contrato de media jornada recibirá una parte proporcional de esta ayuda económica por parte del SEPE y nunca la totalidad. Aun así, existen ciertas excepciones en función al tipo de ayuda que esté solicitándose. Para ello, lo más fácil, pues es ver qué tipos de ayudas para trabajadores hay si trabajas a media jornada, y son las que te explicamos a continuación:

Subsidio por insuficiencia de cotización

Estas se trata de una ayuda para los trabajadores que han perdido su empleo y no han podido alcanzar el periodo mínimo de cotización para poder contar con el acceso al paro, generalmente hablamos de situaciones de menos de un año. En este caso, también hablamos de que es una ayuda compatible con las personas que cuenten con cargas familiares y que puedan encontrar un trabajo parcial.

Los requisitos para poder solicitar esta ayuda pasan por haber cotizado al menos seis meses, si no cuentas con cargas familiares, o tres meses en el caso de que sí. Además, habrá que firmar el compromiso de actividad que dice que, en el caso de que el SEPE te llame para entrevistas de trabajo o cursos de formación, no puedes negarte. También debes de estar dado de alta como demandante de empleo y no puedes contar con ingresos que superen el 75% del salario mínimo interprofesional.

Ayuda familiar

Como puedes imaginarte, este tipo de subsidio del SEPE ofrece a los desempleados una cuantía de 480 euros mensuales para todos aquellas personas que cuenten con cargas familiares y que no tienen ningún tipo de renta ni tampoco acceso al paro. Este puede alargarse hasta los treinta meses, aunque también se tendrá en cuenta la edad de la persona que haya solicitado este subsidio y del paro. Para pedir esta ayuda no se puede tener más de cincuenta y dos años, ya que en ese caso habría que acudir a otro tipo de subsidio.

Los requisitos para poder solicitar esta ayuda son encontrarte y desempleado, haber agotado la prestación contributiva por desempleo, contar con responsabilidades familiares, es decir, cargas como hijos menores o hijos con discapacidades, y no tener ningún tipo de renta que rebase los 810 euros al mes, que corresponden al 75% del salario mínimo interprofesional.

Subsidio para mayores de 45 y 52 años

En este apartado tratamos dos subsidios muy similares, pero para dos franjas de edades distintas que abarcan la decena de los cuarenta años y la de los cincuenta. Este tipo de ayuda económica está especialmente diseñado por el SEPE para concederla a todas aquellas personas que se encuentran en una edad complicada para encontrar trabajo y que, por lo tanto, tampoco tienen ni paro ni acceso a la pensión todavía.

Para poder solicitar este tipo de subsidios, los requisitos son prácticamente los mismos, lo único que variará será la edad a la que podrás pedirlos. Aun así, hay que considerar que lo que el SEPE pide es que el individuo se encuentre en desempleo, que ya haya agotado la prestación contributiva o el subsidio por desempleo, que haya cotizado al menos 15 años y  que se tenga la edad solicitada. Asimismo, es imprescindible que el solicitante esté al corriente de sellar el paro continuamente en las oficinas de empleo. Además, al igual que sucede con el resto de subsidios para desempleados, tampoco se podrán tener rentas superiores a 75% del salario mínimo interprofesional para poder cobrar esta ayuda.

Subsidio para emigrantes retornados

El siguiente caso es el que ofrece una percepción económica para todas aquellas personas que, tras haber salido de España durante años, ahora regresen para residir con una permanencia total en España y que se cuente con un certificado que lo acredite. 

En este caso, para que una persona pueda acceder a esta prestación, deberá acreditar haber estado trabajando en España al menos 12 meses en los últimos seis años de este que regresó al país. No podrá tener derecho a la prestación contributiva por desempleo y debe carecer de rentas que superen el mínimo conforme al salario interprofesional. 

Subsidio para liberados de prisión

Otra opción es la que se les ofrece a las personas que han sido liberadas de prisión tras una duración superior a los seis meses y que se encuentran con dificultades para encontrar trabajo. En esta ocasión, el subsidio requerirá que esta persona haya concluido su tratamiento psicológico y haya quedado remitida por completo la pena privativa de libertad.

Además de esto, otras características indispensables para solicitar esta ayuda económica es encontrarse desempleado, estar inscrito como demandante de empleo, no haber rechazado ninguna oferta de colocación previamente ni tampoco tener rentas propias que superen los 810 euros. 

Subsidio por revisión de una incapacidad

Otro de los subsidios del SEPE es la que les proporciona a todas aquellas personas que previamente tuviesen una pensión por incapacidad permanente, las cuales están sujetas a revisión por parte del INSS. Lo que ocurre en este caso es que todas aquellas personas que pasan a tener una incapacidad parcial, ahora pueden contar con el derecho de cobrar una prestación.

En este caso, los trabajadores deberán suscribirse al compromiso de actividad, no podrán rechazar ofertas de empleos adecuadas y deberán carecer de rentas que superen el salario mínimo interprofesional, además encontrarse en desempleo. 

Renta agraria

Finalmente, la última prestación es la que alude a todas aquellas personas que se clasifican dentro del grupo de trabajadores del campo y que se hallan en una situación de desempleo.

Hay que tener en cuenta que esta ayuda es exclusiva de las comunidades autónomas de Andalucía y de Extremadura, pero los requisitos para cobrar esta renta agraria serán ser trabajador eventual del campo, haber vivido permanentemente al menos durante diez meses en una de estas dos comunidades y no haber recibido la renta agraria en los últimos tres años anteriores a esta solicitud. Además, tampoco se pueden rebasar las rentas mínimas, y es obligatorio estar inscrito como demandante de empleo.

Relacionados