¿Cómo saber el año de construcción de una vivienda?

Estar en conocimiento del año de obstrucción de una vivienda resulta imprescindible tanto para algunos propietarios como compradores o vendedores, así como también para alquilados. El año de construcción de un inmueble se relaciona directamente con distintas renovaciones de documentación o incluso con algunos trabajos de mantenimiento. Conocer este año puede ayudarnos también a tener en cuenta el estado de una propiedad.

Sobre todo en el caso de que queramos adquirir un piso, a la hora de comprarnos, saber en qué año se construyó una vivienda puede ayudarnos para conocer en qué estado van a estar las instalaciones eléctricas de agua y la propia estructura. Todo esto afectará al presupuesto de compra, puesto que en muchos casos a este se le deberían sumar el de la reparación y obras que necesitaremos para adecuarlo.

Más allá de todo esto, algunos trámites asociados, como pueden ser la Inspección Técnica de Edificios también deberán tenerse en cuenta a la hora de comprar o vender una vivienda. De esta manera, existen distintas formas de averiguar el año de construcción de una vivienda que queremos explicarte a continuación, en el caso de que necesites conocer esta información. 

¿Cómo averiguar el año de construcción de una vivienda?

Como vamos a exponer a lo largo del artículo, en realidad existen diversas formas de conocer el año de construcción de una vivienda. En este apartado vamos a centrarnos en el certificado de antigüedad, que puede entenderse como el documento básico y más sencillo que se necesita para poder inscribir una vivienda en el Registro de la Propiedad. Como su propio nombre nos indica, se trata de un documento que acredita de una forma específica cuál es la fecha de construcción de una edificación.

De esta forma, a la hora de construir un inmueble, este certificado se solicitará y será un arquitecto o un arquitecto técnico profesional quien lo firmará para que este tenga validez. Gracias a este documento ya será posible inscribir una vivienda en el Registro de la Propiedad. Este certificado de antigüedad también puede conocerse con el nombre de certificado de obra antigua o certificado de obra nueva por antigüedad, así como también el certificado de obra nueva.

Y es que tal y como nos cuentan desde https://www.arkespai.com/certificado-antiguedad-obra-nueva/, dependerá de la modalidad en la que se incluya esta vivienda, es decir, si es nueva o antigua, que se podrá llevar a cabo el procedimiento de inscripción de una forma u otra. Generalmente, el certificado de antigüedad tendrá como contenido principal la fecha de finalización de las obras y, por lo tanto, el año de construcción de esta vivienda. Asimismo, en este documento también encontraremos otros datos de interés, como pueden ser, por ejemplo, la superficie edificada de la vivienda, la superficie ocupada y el número de plantas y habitaciones.

Sabiendo todo esto, si tenemos la oportunidad de acceder a este documento, podremos averiguar de una forma sencilla en qué año se construyó nuestra vivienda. Con este dato ya podremos realizar todo tipo de trámites relacionados, como puede ser, por ejemplo, la compraventa de una propiedad.

Pasos para averiguar el año de construcción de una vivienda en el catastro

En el caso de que queramos acceder a este certificado de antigüedad para poder revisar cuál es el año de construcción de nuestra vivienda, lo más fácil y común es acceder directamente al catastro virtual. De esta manera, a continuación queremos dejarte los pasos para conocer la referencia catastral de tu vivienda:

  • Lo primero será acudir a la página web de la sede del Catastro.
  • Una vez dentro necesitaremos identificar nuestro inmueble para poder obtener la información. Tenemos dos formas de acceder al año de construcción de nuestra vivienda: la primera, utilizando la referencia catastral directamente. Para ello, podremos encontrar este dato en algún recibo del IBI si deseamos conocerla. La segunda forma, si no sabemos la referencia catastral, es utilizar directamente la dirección postal. Introduciremos en el buscador todos los datos que se nos piden referentes a la vivienda para poder obtener el año.

Esta suele ser la forma más sencilla de averiguar el año de construcción de una vivienda. Además, se trata de un procedimiento inmediato y completamente electrónico, de modo que no necesitamos desplazarnos ni reunir documentos para realizar trámites. Con un ordenador y conexión a Internet ya podremos acceder a esta página web oficial y pública, y conocer al momento el año de construcción de la vivienda que deseamos. 

Otras formas de conocer la antigüedad de una vivienda

Si bien es cierto, que como hemos comentado en el apartado anterior, este método suele ser el más cómodo y el más utilizado no es el único. En el caso de que, por algún motivo, prefieras conocer la antigua de una vivienda, de otra forma existen todavía más caminos. En este apartado queremos indicártelos uno a uno para que sepas qué opciones tienes:

  • Acudiendo al Ayuntamiento en tu municipio y en tu Comunidad Autónoma. O, lo que es lo mismo, en la localidad en la que se encuentra la vivienda de la cual quieres conocer el año de edificación también podrás conocer estos datos. Aquí pueden llegar a derivarte al registro de edificios y construcciones, lugar en el cual se te podrá informar de la fecha de construcción de la vivienda aportando únicamente su dirección.
  • Mediante los archivos municipales, si hablamos de una propiedad muy antigua, también es posible llegar a conocer esta fecha de construcción.
  • Otra forma para conocer cuál es la antigüedad de una vivienda es acudiendo directamente a la notaría en la cual se firmaron las escrituras en su momento. Los notarios suelen tener un archivo en el cual se guarda toda esta información, en el caso de tener que llevar a cabo escrituras de pisos. Uno de los datos principales que se debe comprender en estas escrituras es el que hace referencia al año de construcción.
  • En el caso de que estemos hablando de un piso que no es necesariamente tuyo o de un piso que hayas comprado recientemente, también es posible preguntarle directamente al propietario o al propietario anterior, ya que él debería conocer esta información.
  • El permiso de construcción también puede ser un documento muy útil en el caso de que necesitemos averiguar la fecha de antigüedad de una vivienda.
  • Otros métodos menos ortodoxos, pero también bastante útiles, pueden ser el de contratar a un inspector de viviendas o consultarle a un arquitecto o ingeniero civil. Estos dos profesionales pueden ayudarte a acceder a bases de datos en las cuales se recoja esta información mediante recursos profesionales. De la misma forma, también pueden realizar una estimación del año de construcción de una vivienda basándose en toda la información visual que compone esta estructura. 

¿Por qué es importante conocer el año de construcción de un edificio o vivienda?

Tal y como ya hemos mencionado a lo largo de todo el artículo, estar en conocimiento de este año de edificación de la vivienda no solo resulta imprescindible para muchos trámites, sino que además nos brinda una información histórica muy importante. Conocer el año de la vivienda nos sirve para saber evaluar el estado general de esta edificación y, de la misma forma, también puede ser muy útil para poder anticiparnos algunas necesidades, reparaciones o renovaciones.

Desde el punto de vista legal, además existe un código de construcción al que se someten algunas regulaciones que dictan que deben existir cientos estándares en todas las construcciones actuales. Por ello, si queremos cumplir con la normativa vigente en materia de construcción, es importante también saber este año para estar al día a la hora de llevar a cabo la renovación de papeles importantísimos como la ITE.  Pasar la Inspección Técnica de Edificios es obligatoria en las viviendas que cuentan con una antigüedad que supera los 45 años. Este documento además debe renovarse obligatoriamente también cada diez años.

En relación con los dos puntos anteriores, por seguridad tener claro en qué año se construyó una vivienda puede servirnos también para mantener una vivienda en condiciones. Y con el tiempo, los códigos éticos de construcción han ido avanzando y también los materiales utilizados y las técnicas empleadas. En la actualidad, las propiedades más antiguas pueden tener materiales que hoy en día pueden considerarse peligrosos y que podemos intentar cambiar. De la misma forma, elementos estructurales que pueden estar dañados pueden ser renovados, por lo que saber el año de construcción de una vivienda puede ayudarnos a prevenir problemas y accidentes.

Otro punto importante relacionado con este tema es el de la eficiencia energética. Ya sabemos que las construcciones más actuales son más eficientes por los materiales tecnológicos y de aislamiento que se emplean en la construcción moderna. Por otro lado, las fincas o edificios más antiguos sí que van a necesitar de renovaciones con el paso del tiempo por motivos no solo estéticos y de diseño, sino también de seguridad y de eficiencia.

En general, tener presente el año de construcción de una vivienda resulta esencial no solo para comprender la historia y el valor, sino también cualquier posible necesidad de renovación y de mantenimiento. Es una información además muy valiosa en la renovación de ciertos documentos legales y también qué debemos saber si vamos a realizar una compraventa del inmueble. 

Relacionados